Inicio +Noticias Pagan créditos pese a la crisis económica

Pagan créditos pese a la crisis económica

A pesar de lo que podría llegar a pensarse, Los clientes de la banca comercial no han dejado de pagar sus deudas pese a la crisis económica que se profundizó tras la llegada de la pandemia.

Por otro lado, Los programas de apoyo para los deudores de la banca, las reservas preventivas que crearon las instituciones y la continuidad de pago de los clientes han contribuido a que la morosidad no se dispare como en otras crisis y sobre todo que no genere una situación económica desfavorable.

Por ejemplo, al cierre de 2020, la morosidad sobre la cartera total fue de 2.33 por ciento y la ajustada de 4.46 por ciento, cuando en la crisis de 2008 estos dos indicadores se ubicaron en 2.67 y 5.87 por ciento, de manera respectiva es decir hay un mejor comportamiento en cuanto al pago de las deudas bancarias.

La diferencia entre los impagos de cada crisis es más notoria en los créditos al consumo, pues en 2020 la morosidad sobre la cartera total fue de 4.95 por ciento y la ajustada de 13.27 por ciento, mientras que en 2008 fueron de 7.89 y 19.16 por ciento.

Entre las razones que han expuesto los clientes de la banca para continuar pagando, destaca que conocen las consecuencias que tendrían si hubieran dejado de pagar.

«He seguido pagando porque no quiero que se me acumule con más deudas, me aprieto el cinturón para poder pagar y que no me coman los intereses” «Todos sabemos que si te atrasas te comen los intereses, eso incrementa tu deuda y se juntaría con los demás gastos», dijo un cliente de Banamex, quien tras adherirse al programa de diferimientos ha seguido con los pagos de su préstamo.

Sin embargo, hubo algunos tipos de crédito de los cuales si tuvieron variación, como el de tarjetas, que en 2020 tuvo una morosidad ajustada de 16.82 por ciento, cuando en 2008 fue de 10.98 por ciento.

También está el caso de los créditos personales, pues el índice de morosidad que se registró en 2020 fue de 6.75 por ciento, mientras que en 2008 ascendió a 4.75 por ciento. El ajustado fue de 17.19 y 4.75 por ciento en cada crisis, en ese orden.

Jorge Martínez, CEO de MG-RISK, consultoría especializada en economía y finanzas, explicó que en los bancos más grandes es donde la falta de pago casi no se ha visto afectada.

Sin embargo, esto no fue lo mismo con los  indicadores en los bancos pequeños, los cuales, reflejan aumentos considerables, pues son los que atienden a los sectores más dañados por los efectos económicos de la pandemia.

Si la morosidad del total de la cartera no llegó a niveles de otras crisis fue porque en la pandemia no hubo una devaluación tan grande, hecho que se acompañó con un ritmo de tasas bajas, aseguró.

Además, la economía estadounidense y su derrama en el sector exportador mexicano también ha sido favorable para algunos sectores en el País, pues todo lo que venden impacta en el resto de la economía de manera favorable, como a sus proveedores, ejemplificó.

«Aunque esta es una crisis peor que 1994, en cuanto a caída del PIB y todo, está el factor de ayuda que otorgaron los bancos para que la morosidad no fuera tan profunda», puntualizó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.