¿Qué tanto sabes sobre la ganadería mexicana?

El sector ganadero nacional presenta oportunidades de producción que le ha permitido abastecer el crecimiento de la demanda doméstica y de productos de exportación compitiendo en mercados internacionales.

La ganadería es una de las fuentes más importantes de alimentación, la cría de bovinos, ovinos, porcinos, equinos y aves, nos obsequia carne, leche, así como huevos, todos ellos, alimentos que se consumen en grandes cantidades en México, lo que nos brinda la oportunidad de gozar de una alimentación rica y saludable.

Diariamente en la práctica de la ganadería, se unen los conocimientos que la tradición nos ha brindado con las técnicas modernas, para hacer de esta actividad una de las más profesionales y rentables, a esto se suman múltiples acciones interesadas en mejorar los recursos naturales garantizando así la seguridad alimentaria y el cuidado del medio ambiente.

La ganadería mexicana goza de grandes fortalezas como: un estatus sanitario privilegiado a nivel internacional, está plenamente integrada con los productores de la industria, invierte muchos recursos en mejora genética, infraestructura, investigación, innovación, y biotecnología, lo que posiciona a México como el 7° productor de proteína animal y 11° en producción mundial de ganadería primaria.

Algunos datos que podemos destacar dentro de esta actividad están:

La producción de leche es una de las actividades más tecnificadas en México y genera más de 11 millones de litros anuales.
Más de 109 mil hectáreas están dedicadas a la actividad ganadera.
En infraestructura contamos con más de mil cien centros de sacrificio animal.
Un aspecto muy importante de la ganadería mexicana y digno de presumirse, es el reconocimiento por parte de la Organización Mundial de Salud Animal (OIE, por sus siglas en francés) como uno de los cinco países libres de las seis enfermedades más devastadoras de los bovinos: fiebre aftosa, peste equina, peste de los pequeños rumiantes, fiebre porcina clásica, perineumonía contagiosa bovina y encefalopatía espongiforme bovina.

Acerca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: