Avena forrajera: “Más allá del invierno”

La avena forrajera es magnífico alimento para el ganado, es una planta de estación fría muy sensible a las altas temperaturas.
Este cultivo es un insumo clave para la producción de alimento balanceado de uso pecuario y su amplio rango de adaptación en diferentes zonas productoras, lo coloca en el rango de estratégico.

La estrategia establecida para avena forrajera dentro de la Planeación Agrícola Nacional es mantener la producción que satisface el abasto nacional al mismo tiempo que se desarrollan proyectos dirigidos a la reconversión hacia cultivos de mayor valor como frutas y hortalizas.

La estimación de producción para 2030 de este cultivo es que aumentará de 10.4 a 25.2 mil millones de toneladas (MMt) lo que generaría un superávit de la producción forrajera, sin embargo, se sugiere una producción deseable de 12.6 MMt para que se mantenga equiparable al consumo.

La estrategia de mercado de exportación considera la consolidación de la relación comercial con los Estados Unidos, fomentar el uso de los tratados existentes con Japón y Perú, solicitar la reducción de aranceles para exportación y expandir los mercados hacia Suiza, Alemania, España, Bélgica, Italia y Reino Unido. Asimismo, se sugiere diseñar una estrategia de desarrollo de exportación hacia el mercado de China.

Respecto al desarrollo productivo nacional, la táctica está prevista para implementar buenas prácticas para una óptima preparación de suelo, alternativas para captación de agua, implementar una campaña para uso de semilla certificada y mejorada, análisis de suelos que permitan determinar el tipo de fertilización y densidades de siembra acordes a las condiciones de las regiones potenciales y optimizar prácticas para control de maleza y pulgón.

La naturaleza del suelo que requiere la avena forrajera es arcilloso o franco-arcilloso con retención de agua, por lo que las regiones centro y sur del país presentan la mayor cantidad con potencial productivo.

El INIFAP ha liberado variedades para siembras de temporal con mayor rendimiento de forraje y grano, calidad, tolerantes a sequías, así como a plagas y enfermedades, entre estas destacan: Karma, Obsidiana, Cevamex, Menonita Saia, para las regiones del centro-sur del país y Teporaca, Turquesa, Menonita, Papigochi, Cuauhtémoc, Pampas, y Tulancingo para el norte del territorio mexicano.

Acerca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: